cuanto de alcohol tiene la cerveza poker gambling venue letters crossword shebandowan poker run 2019
  • COMIENZA LA TEMPORADA DEL MOSTO

    Comienza la temporada del mosto en Bodegas César Florido, el mosto es el primer vino elaborado tras la vendimia, que se ha encubado durante unos cuarenta días, hasta alcanzar unos 12 grados de alcohol, y que constituye la base de todos los vinos del Marco. Un vino algo ácido, muy fresco y refrescante, con resquicios florales.

    Cuando Bodegas César Florido comienza a tener mosto en su despacho y a distribuirlo entre sus clientes no hay lugar a dudas. Es entonces cuando la temporada de este vino joven de la localidad de Chipiona, en el marco de Jerez, queda oficialmente inaugurada. Este año el pistoletazo de salida se produce a mediados de noviembre.

    Según explica César Florido, propietario de las bodegas César Florido, cómo la presente cosecha de mosto ha sido más corta de lo habitual debido al déficit de lluvias registrado, lo que ha propiciado un 30 por ciento menos de producción que en años anteriores aunque como todos los años con una calidad excepcional.

    y qué decir de su maridaje?

    Ajo campero, berza y menudo

    El ajo campero es el plato estrella de la ruta del mosto, una suerte de salmorejo caliente, que se elabora con pan duro, tomates, pimiento, ajo y aceite de oliva. Se suele hacer en grande cantidades, en un lebrillo: una gran vasija de barro vidriado, donde se machaca el pan y las verduras. En los mostos es tradicional servirlo junto a un rabanito.

    Estamos en invierno, y los platos calientes mandan. No suele faltar la berza jerezana, un cocido de origen gitano que suele mezclar garbanzos y alubias, con diversas verduras (como cardillo, acelgas o apio) y bien de cerdo (lomo, tocino, chorizo y morcilla). Tampoco el menudo, como se conoce en la provincia de Cádiz a los callos, que se caracterizan por llevar bastantes garbanzos y estar bien picantes.

    Estos guisos tradicionales se suelen completar con todo tipo de chacinas, carne de caza, conejo de campo o cola de toro.

  • Historia sobre los vinos de Jerez

    En el año 1492 los judíos fueron expulsados de España. Sin duda, fue uno de los episodios más controvertidos y de gran alcance en toda Europa. Sin embargo, a Jerez parece que no le vino muy mal. Treinta aranzadas de viñedos de jerez fueron confiscados a los judíos y entregados al Real Convento de Santo Domingo de la ciudad. En España, como en otros lugares, las órdenes religiosas se encontraban entre las pioneras de la viticultura. Sin ir más lejos, el gran Monasterio de la Cartuja fue fundado en las afueras de Jerez en 1475, y en 1658 sus viñedos dieron la mejor cosecha de vino de la comarca.

    En poco tiempo, una gran cantidad de extranjeros vinieron a llenar el vacío dejado por los judíos. Eran en su mayor parte genoveses, bretones e ingleses. Algunos trabajaban como cambiantes de dinero, los ingleses comerciantes, los genoveses se encargaron de las tenerías, pero la mayoría de todos ellos estaban muy interesados en el vino. Desde su llegada, el vino de Jerez fue exportado desde los muelles del río Guadalete en la barriada rural de El Portal.

    Este puerto fluvial continuó en uso hasta la llegada del ferrocarril cuatrocientos años más tarde. Los productos eran llevados al mar mediante las tradicionales barcazas. Los primeros archivos que se tienen en Jerez son precisamente documentos que acreditan las referencias de los vinos que se mandaban al extranjero desde el Portal. Ya en 1485 hay un registro de los vinos enviados desde el Puerto de santa maría hasta la ciudad inglesa de Plemma, hoy Plymouth.

    Los toneleros se encontraban entre los primeros gremios, y en 1482 se estipulaba ya que cualquier barril de vino que pudiera dañar el preciado elemento debía ser quemado, tras la correspondiente multa. A finales del siglo XV, Colón descubría América. Muchos de los hombres que lo habían acompañado eran de Jerez.

    El tercer viaje de Colón partió de Sanlúcar de Barrameda, en 1498. En dicho viaje se descubrió la Isla de Trinidad, convirtiéndose Sanlúcar en un importante puerto para el comercio con América. Precisamente, fue desde Sanlúcar donde zarpó Pizarro 25 años después en su camino a la conquista del Perú. Y otro conquistador, Alvar Núñez Cabeza de Vaca, era hijo de un productor de vino de Jerez.

    Con todo esto, está claro que el vino de Jerez sería una de las primeras mercancías que se exportaría a América. Así pues, no es descabellado pensar que el vino de Jerez lleva más de cinco siglos bebiéndose en América.

    El comercio con Inglaterra se estableció definitivamente bien del todo en el siglo XVI, aunque como hemos podido ver, su origen es muy anterior, en la época de dominación musulmana. Pudo haber comenzado durante el reinado del rey Eduardo III, cuya política marítima alentaba ese comercio. Precisamente el primer registro de comercio de vino con Inglaterra data de 1340.

    Cualquier aproximación a la historia de los vinos de Jerez nos devuelve una sorprendente historia, una anécdota de hace siglos y unas ganas irrefrenables de beber cada uno de los vinos que portan la contraetiqueta del Consejo Regulador más antiguo de España, fundado en 1933.

Debes tener 18 años para poder entrar en este sitio

0

Sitemap